El turismo  es uno de los sectores más potentes en nuestro país. Eso sí, hay muchos motivos diferentes para poder viajar. Puede ser por el interés en el patrimonio cultural o natural de una zona o para vivir diversas experiencias.

Una de estas experiencias es la culinaria. Poder disfrutar de la comida de una zona concreta es una de las razones que muchos de los visitantes esperan ansiosos durante un viaje. Estamos hablando del turismo gastronómico, el tema de hoy.

¿Qué es el Turismo Gastronómico?

El turismo gastronómico se podría definir como una modalidad de viaje donde la gastronomía ocupa un importante papel, comprendiendo aspectos que van desde la elaboración de un producto hasta su degustación.

La gastronomía, como hemos dicho previamente, es uno de los mayores baluartes de nuestro país. La dieta mediterránea y la ingente cantidad de productos que gozan de una concreta denominación de origen así lo constatan.

Desde una huerta impresionante, las carnes o productos del mar, a lo largo de España se puede disfrutar de productos gastronómicos de primer nivel. Sí, en cualquier parte de nuestra amplia geografía se dispone de restaurantes en los que degustar una gran variedad platos típicos.

Sin ir más lejos, en el restaurante de nuestra finca  puedes disfrutar de algunos productos increíbles de la gastronomía aragonesa, desde la ensalada de la huerta, regada con nuestro aceite, a ternasco de Aragón o trenza de Almudévar, ¡conoce mejor nuestra brasería!

Tipos de Turismo Gastronómico, según el Producto

Ahora, vamos a ver algunos de los tipos de turismo que se pueden vincular con la gastronomía y que se determinan por algunos productos concretos, ¡vamos a verlo!

Enoturismo

El enoturismo es probablemente la modalidad más conocida de todas. España roza las 100 denominaciones de origen protegidas por todo el país. Desde La Rioja a, Penedés, la Ribera del Duero o Jerez, el mundo del vino apasiona a los turistas. No en vano, la elaboración de los vinos es fascinante, mientras que la visita a las bodegas o la degustación de los vinos es sumamente atractiva.

Oleoturismo

En los últimos años, y siguiendo la tendencia enoturística, los países del arco mediterráneo han planteado propuestas muy interesantes sobre el aceite de oliva. La visita a los olivares, la almazara o la degustación de los aceites.  Esto lo conocemos muy bien la finca, donde puedes descubrir nuestra ruta del aceite. No es de extrañar que el aceite de oliva sea tan preciado, puesto que a sus propiedades y su sabor, existe en España una gran tradición del aceite. Buena prueba de ello son sus 28 denominaciones de origen.

Turismo Láctico

En el caso del queso, también podemos encontrar hasta 26 denominaciones de origen con respecto a este producto. El queso y su elaboración también llaman poderosamente la atención de los turistas, desde la visita a campos de explotación ganaderas a la visita de las queserías de una zona concreta y, cómo no, a la degustación de estos lácteos de primerísima calidad.

Turismo del Jamón

El jamón es otro de esos productos que maravillan a medio mundo. Turistas de todos los países, al visitar España, piensan en probar el jamón. A través de sus 7 denominaciones de origen (4 de cerdo ibérico y 3 de cerdo blanco), se promueven actividades como la visita al campo o las dehesas o al secadero, así como su degustación. De la misma forma, el turismo del jamón profundiza en aspectos como talleres de corte de jamón.

Turismo de Marisqueo

El marisco, concentrado principalmente en la comunidad de Galicia, es considerado un manjar  por muchos. Pues bien, hay ciertas actividades turísticas que se están empezando a poner de moda. Por ejemplo, en las rías se promueve el marisqueo y sus técnicas, mientras que ver las actividades en la lonja o probar los mariscos en un restaurante especializado.

Apiturismo

La apicultura despierta un gran interés, no solo por el producto resultante, sino por la importancia de las abejas en el entorno natural y su función polinizadora. También se aprende sobre el oficio de los apicultores, realizando la denominada ruta de la miel, interactuando con este peculiar insecto bajo una escafandra o degustando la miel.

Como puedes ver, hay numerosos planes vinculados al turismo gastronómico que puedes disfrutar en muchos de los lugares de nuestros país. ¡No dejes pasar la oportunidad de disfrutar de nuevos lugares sentado a la mesa!