La gastronomía es uno de los principales baluartes de nuestro país. La riqueza de nuestra materia prima y su procesamiento hace que muchos de nuestros productos sean altamente demandados en todo el mundo.

Buena parte de culpa de esta expansión reside en el auge de los productos gourmet. Un término de moda que hace referencia a productos que cumplen con una serie de requisitos muy concretos.

De hecho, en este artículo vamos a hablar sobre lo que es un producto gourmet y cuáles son sus características.

¿Qué es un Producto Gourmet?

Podríamos definir un producto gourmet como un producto gastronómico con unas cualidades organolépticas excepcionales, para lo cual se utiliza una materia prima de calidad y unas pautas de elaboración cuidadas. En este sentido, intervienen aspectos como el desarrollo del propio producto, el diseño del mismo e incluso su empaquetado.

¿Y de dónde viene la palabra “gourmet”? En este caso, la palabra procede del francés y significa “gastronómico”, aunque también se da a entender que se refiere, dentro del argot gastronómico, a una persona o producto de carácter refinado.

¿Cuáles son las características de un Producto Gourmet?

La calidad es clave en cada uno de los aspectos de la elaboración de un producto gourmet y lo que le otorga ese valor adicional. Desde la selección del producto, a su elaboración y posterior empaquetado, hay una serie de características de los productos gourmet que vamos a ver a continuación.

Propiedades Organolépticas del Producto

Aroma y sabor, sin estas dos cualidades no hay producto gourmet posible. El sabor tiene que ser natural y exquisito. Es decir, debe de ser un producto sabroso y que en cuya elaboración y conservación no se realicen procesos químicos que alteren la propia naturaleza del producto.

Por lo tanto, este tipo de productos tienen que mostrarse con la misma textura, olor y color. Al mismo tiempo, si nos centramos en el proceso de conservación, hay que buscar conservantes naturales como, por ejemplo, el aceite de oliva.

Elección del Producto

Sin lugar a dudas, el proceso comienza con la elección del producto. La materia con la que se crea tiene que ser de primera calidad, siguiendo un proceso de selección minucioso y llevado a cabo por especialistas.

En el caso de los productos agrarios, es fundamental el momento en el que se selecciona y recoge la materia prima. En nuestra finca, la recogida de la aceituna es temprana y nocturna, como os comentamos aquí.

¿Y por qué? Una recogida supertemprana, antes de la maduración del fruto, garantiza unas mayores propiedades organolépticas. Todo ello, a pesar de que se extrae menos aceite. Asimismo, la recogida es nocturna para que el calor diurno no afecte al fruto. Solo así se consigue un AOVE tan especial como el “Lágrimas de Albaida”, el cual puedes adquirir en nuestra tienda online.

Exclusividad del Producto

Tanto las propiedades organolépticas, como la propia le lección del producto, nos llevan a otra de las características más notables de un producto gourmet: su exclusividad. Obviamente, cuando nos referimos a exclusividad, no nos referimos a un artículo de lujo.

En este aspecto, un producto exclusivo se ciñe a que tiene cierta limitación en su producción. Lo hemos visto en el caso del aceite de oliva, donde una recogida temprana implica que la producción consiguiente es menor que si fuera con el fruto maduro, dando lugar a una comercialización de menos botellas. Esto también sucede en el mundo vinícola, donde se produce en exclusiva una tirada concreta de botellas.

Por otro lado, la exclusividad también se hace notoria en el momento del consumo del producto. Por norma general, los productos gourmet se utilizan en ocasiones especiales, como en Navidad, en algún evento o como un pequeño capricho, pero no suele ser un producto de consumo habitual.

Diseño y Empaquetado de Producto

Hablar de los productos gourmet y no mencionar el marketing que gira en torno al mismo no sería del todo justo. Para realzar las cualidades de este tipo de productos gastronómicos, es necesario dotarlos de una imagen cuidada.

El tipo de envase debe de tener una apariencia que muestre exactamente esas características mencionadas. Tiene que vincularse a un producto de calidad, elaborado de forma artesanal y que tenga cierta exclusividad y distinción dentro de su sector.

En resumen, un producto gourmetes una delicia ideal para ciertas ocasiones. Un producto con el que poder disfrutar de la mayor exigencia en el mundo culinario.