El aceite de oliva virgen extra es un alimento altamente nutritivo. A pesar de ser uno de los alimentos de referencia de la dieta mediterránea, desde hace décadas existe un debate abierto acerca de su capacidad para engordar.

Ese debate se ha avivado con la implantación del conocido como “Nutriscore”, el sistema de etiquetado nutricional basado en letras de “A” a “E” y que está diseñado para valorar fácilmente la calidad de los productos por parte del consumidor.

Pues bien, el algoritmo implantado indicaba que el aceite de oliva era poco saludable, incluso menos que algunos productos de bollería o de refrescos. Tal es así que, por el momento, la intención es sacar este producto de Nutriscore.

Casos como este llevan a muchas personas a preguntarse lo siguiente: ¿el aceite de oliva engorda o no? En este artículo vamos a responder de la mejor forma posible, puesto que no es una pregunta de sí o no rotundo. Depende de muchos factores.

¿Cuánto engorda el Aceite de Oliva?

Para determinar si un alimento engorda o no, se tiende a revisar dos valores nutricionales concretos, como son el aporte calórico y las grasas. Por norma general, estos datos se proporcionan por cada 100 mililitros.

Tal y como vimos en este post, en 100 gramos de aceite de oliva hay 884 calorías o, teniendo en cuenta la densidad, implica que cada 100 mililitros de oro líquido contienen 822 calorías. Por otro lado, la mayor parte del aceite de oliva es grasa. En total, constituye un 91% de todo el producto.

Si tomamos como referencia estos valores, en frío, sepodría deducir que sí, el aceite de oliva engorda. Ahora bien, son datos que pueden engañar por varios motivos.

En primer lugar, hay que considerar las cantidades con las que se utiliza determinado producto alimentario. El AOVE no es un alimento principal, como podría ser por ejemplo un filete de carne o de pescado. Es un complemento y, por lo tanto, su uso en cantidades es mucho menor.

Para que nos hagamos una idea, se suele recomendar una cantidad diaria de 2-3 cucharadas, más que suficiente para el aliño de una ensalada o para freír a la plancha. En este caso, la ingesta de calorías puede variar entre las 300 y 400 calorías, una cantidad importante, teniendo en cuenta que la ingesta diaria recomendada es de 2.000-2.500 calorías.

Sí, tiene un importante aporte calórico, pero no difiere demasiado con respecto a otros alimentos y no es una cantidad suficiente para engordar, por sí mismo. Solo se daría el caso si se cocinara en frituras y no se absorbiera adecuadamente, al igual que con cualquier otro aceite de cocción o literalmente bebiéndolo.

Otro punto importante es el de su contenido en grasas. Sí, el porcentaje es muy elevado, pero muchas veces no se tiene en cuenta que el aceite de oliva es muy rico en ácidos grasos monoinsaturados. De hecho, de los mencionados 91 gramos, el 17% es saturado y el 71% monoinsaturado.

Precisamente, este tipo de grasas se relacionan con aspectos de lo más positivos, destacando la protección del cerebro ante el deterioro cognitivo. Por cierto, en este artículo repasamos las propiedades más importantes del AOVE.

Por eso, si se recomienda una ingesta de un 30% de grasas sobre el total de nutrientes a lo largo del día, lo mejor es que sean grasas “útiles” como las monoinsaturadas.

El Aceite de Oliva podría ayudar a adelgazar

Es más, dentro del contexto de la dieta mediterránea, donde el aceite de oliva es la grasa dietética fundamental, podría ayudar incluso a adelgazar. Es decir, en una cantidad adecuada y con otros alimentos como el pescado, los cereales u hortalizas. Aquí os hablamos de los alimentos típicos de la dieta mediterránea.

¡Ojo, no lo decimos nosotros por ser juez y parte! Hay estudios que, en mayor o menor medida, relacionan que una dieta enriquecida con aceite de oliva puede ayudar a reducir peso.

Así lo demuestra una revisión sistemática de octubre de 2018, titulada “aceite de oliva y peso corporal. Revisión y metaanálisis de ensayos controlados aleatorios”, en la que se analizan hasta 11 estudios en los que se llega a esta conclusión.

Cada uno de estos estudios debía de seguir una serie de criterios de inclusión, como que la población objeto de análisis no padezca patologías cardiovasculares o una comparativa de una dieta enriquecida con aceite de oliva de al menos 12 semanas y comparada con otras grasas.

En esta revisión, las conclusiones son una disminución en peso, perímetro de cintura e índice de masa corporal, sobre todo cuando el consumo del aceite de oliva es en su presentación líquida.

Como siempre, con un consumo recomendado y equilibrado, el AOVE no engorda en absoluto. De hecho, ya puedes comprobar que es un ingrediente que puede ayudar a adelgazar, si se usa de forma adecuada.